Dulce y amarga codicia

Ir abajo

Dulce y amarga codicia

Mensaje por Cisne el Miér Oct 05, 2016 4:27 pm



La tarde boliviana de julio extendía su manto con una agradable brisa dulce. Los turistas recorrían las calles de Sucre, extasiados por el entorno natural y calmo del país. Ese había sido su objetivo: disfrutar lejos del bullicio europeo, ambicioso y agitado por los autos y la modernidad.
Los Scott descansaban ahora en la terraza de su transitoria guarida, un hotel en los valles del sur donde el verde paisaje mecía sus sentidos.
La camarera llamó a la habitación; se presentó y su mano extendió una bandeja con el plato de bienvenida, un qóqo, cercado por naranjas que coloreaban el aluminio dándole un toque cálido al recibimiento.
Danniel tomó el almuerzo que se ofrecía jugoso y saciable. Su sabor, como poco, resultaba extasiante. No era una comida común, tenía un dejo entre dulce, atractivo y… picante.
Repleto en su reposera, el hombre descanso una siesta, evadiéndose con el aroma del plato y el paisaje. A la noche, su siesta había confabulado con su dormir nocturno y Danniel prosiguió un sueño eterno. El chef había logrado su cometido…
La familia de Danniel no lograba traerlo en sí. Su ensoñación lo había dominado. No respondía.
La conmoción corrió por el hotel, la ciudad y los diarios. El hombre que probó la naranja y absorbió el jugo del eterno sueño, se hizo eco en las colinas bolivianas.
El chef, empresario escocés, se había establecido en el país hacía dos años atrás, escapando del gobierno aplastante que imponía el turismo de una Europa competitiva y asfixiante. El magnánimo rival que había destronado su cadena de restaurantes había sido su amigo de la infancia, y aprovechándose de sus innovadoras ideas, construyó un mundo hotelero y gastronómico en la misma ciudad en que competían.
Edimburgo se había volcado al lujo y la modernidad y Larsson, el cocinero fracasado, prometió vengarse, sin apuro…

Luego de dos años, ésta era su oportunidad, lejos, y de modo casi natural.
El cocinero conocía la debilidad de su ex amigo y esa sería su fortaleza traicionera: un manjar cítrico.
En su niñez, Larsson compartía con Scott el gusto por conocer el nuevo mundo, la fascinación por países andinos y el deleite por platos agridulces. Cuando triunfaran juntos viajarían a esos lugares; los habían prometido.
Ambos se conocían a la perfección, y aún enfrentados, sabían sus pasos.
Scott en algún momento viajaría, a conocer el sur americano. Ahora cansado y con ansias bolivianas buscaba descanso para relajarse del ambiente empresarial escoces.
Tras análisis e informes médicos, a Scott se le diagnosticó intoxicación por la combinación del ají colorado y la naranja, dado que era altamente alérgico.
Luego de unos días, la estadía de la familia Scott se tornó lúgubremente amarga. El rival de Larsson había perdido.
El chef victorioso volvió a Edimburgo para retomar fama y fortuna, y con el capital en su haber, creado en Bolivia, se adueñó de lo que dejara Scott en buena posición.

Sus años comenzaron a pesar… ya sus energías no sobraban para atender directamente los negocios en dos regiones del mundo y menos una cadena hotelera en distintas partes del país.
Consumido por la rutina y la obligación, Larsson volvió a a la tierra andina para retirarse de la labor y disfrutar plácidamente del paisaje y los ritmos latinos.
Una tarde de julio, el exitoso chef reposaba en el balcón de su estancia, cuando a su puerta tocó un joven, vendiendo unas apetecibles naranjas. Algo se estremeció en su interior, removiéndole unas series de cuestiones internas del pasado…
Cautivo de su contradicción, tomó una de ellas y disfrutó de su intenso sabor. Al cabo de unas horas, y en la tranquilidad de su morada, lentamente se iba acercando al pequeño Scott, que mirándolo fijo, lo esperaba…



Cisne

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 29/09/2016
Localización : Sarandí Grande

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce y amarga codicia

Mensaje por Engel el Mar Oct 11, 2016 8:25 pm

Muy buena producción, realmente un deleite leerte, Cisne. Me quedo pensando en tu cuento. El final me ha dejado inmóvil. ¡Salud por las buenas lecturas!

Engel

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.